¿Cómo puedo mejorar mi fertilidad?

¿Es necesario que acuda a un profesional de la salud para mejorar mi fertilidad?

En el caso de estar alargándose en el tiempo la llegada de un embarazo, el acudir a un profesional de la salud para comentarle nuestra situación nos permitirá tener una evaluación clínica y ver si existe alguna causa fisiológica o patológica para nuestro problema y, por tanto, poder darle una solución.

Sin embargo, no basta con esta evaluación clínica. Además, como vimos en el post anterior, existen múltiples factores involucrados en los procesos reproductivos relacionados con factores externos y nuestro estilo de vida. Por ello, la práctica ideal del profesional de la salud o de su equipo, sería estudiar también estos factores influyentes que pueden ser el origen del problema mediante cuestionarios de estilos de vida, alimentación, psicológicos, etc. Así, si una mujer va a la consulta para referir su problema, el profesional podría encontrar, a modo de ejemplo, que no ovula, que tiene alteraciones hormonales, y que además su trabajo le genera tal situación de estrés que le impide dormir y comer bien; el profesional debería informar a la paciente al respecto y poner medidas para solventar las causas desde su origen, como son proporcionarle una serie de suplementos y recomendaciones nutricionales, además de aconsejarle la búsqueda de métodos para combatir el estrés. Y de la misma manera, si un hombre va a la consulta, el profesional podría diagnosticarle oligospermia y observar que fuma, bebe y que le está afectando la situación psicológicamente; el profesional debería aconsejarle sobre los hábitos de vida saludables, prescribirle algún suplemento alimenticio para mejorar la calidad del esperma y recomendarle terapia psicológica.

El hecho de intentar llegar al origen del problema para poder dar con la solución al mismo debería ser un paso fundamental antes de aconsejar otro tipo de terapias asistenciales. Sin embargo, la mayoría de las veces, esta práctica no se lleva a cabo y nos dicen que el origen es desconocido. En consecuencia, es fundamental tomar autoconciencia de nuestro cuerpo y nuestra mente, reflexionar sobre nuestros hábitos y estilo de vida, y emprender el camino hacia la mejora de nuestra salud también por nosotros mismos.

¿Puedo mejorar mi fertilidad desde el primer día que me lo proponga?

Desde el primer día que uno deje de fumar, comience a hacer ejercicio con moderación, introduzca alimentos ricos en los nutrientes necesarios para la mejora de nuestra función reproductora, etc, consigue dar un gran paso para mejorar la fertilidad. Ya está en el camino para conseguir su objetivo y a nivel psicológico, la motivación, es fundamental para alcanzar nuestras metas. A nivel fisiológico, nuestros tejidos, vías de señalización y nuestro metabolismo tardan unos días en llegar a su nuevo equilibro. Y desde el punto de vista de la generación de nuevas células germinales, sus procesos llevan un poco más de tiempo: el esperma tarda unos 2 meses en regenerarse y un ovocito comienza a desarrollar las estructuras necesarias para que su maduración se produzca adecuadamente entre 3 y 4 meses antes de la ovulación. Todo lo cual, es una buena noticia, ya que nos da tiempo a poner a punto nuestro para mejorar la calidad de los gametos y demás tejidos del aparato reproductor antes de darse la deseada fertilización. Lo podemos comparar con la preparación para una maratón: el primer día que sales a correr no va a ser suficiente para ponerte en forma y conseguir llegar a meta el día de la gran carrera; se necesita algún mes más de entrenamiento para preparar a tu cuerpo. O las prácticas de un oficio, no basta con hacer un día de prácticas, se necesitan unos cuantos más para aprender a realizar las tareas por uno mismo. Nos pasamos la vida preparándonos para conseguir nuestros objetivos, pues en el caso de concebir un hijo podemos decir que es lo mismo; cada día conseguiremos nuevos cambios en nuestro metabolismo, tejidos y células que nos conducirán a sentirnos mejor; y ello, junto con nuestra motivación, lo transformará en un proceso lleno de entusiasmo que se retroalimentará y nos aportará una mejor salud, una mayor calidad de vida e, indudablemente, una mejora en nuestra fertilidad.

¿Siguiendo las recomendaciones un miembro de la pareja es suficiente?

Muchas veces parece que el tomar medidas para mejorar la salud y la fertilidad es cosa de la mujer; es la que toma mayor conciencia y llama a un profesional, busca información o cambia sus hábitos de vida. Sin embargo, el optimizar la fertilidad es cosa de los dos, por lo que, los dos han de poner de su parte y llevar a cabo las mismas recomendaciones o similares. De esta manera, la mejora de la fertilidad se conseguirá por ambas partes, lo que se traduce en una mayor probabilidad de éxito en su deseo de concebir, la pareja se ve reconfortada en todos sus ámbitos y el camino hacia el éxito se hará mucho más fácil.

¿Hay evidencia científica sobre cómo mejorar la fertilidad?

¡Por supuesto! Está demostrado científicamente que cuando eliminamos algún fármaco en concreto, cuando dejamos de fumar, cuando llevamos una alimentación saludable, cuando introducimos en nuestra alimentación una serie de vitaminas y minerales, cuando moderamos nuestro ejercicio, cuando bajamos el peso en caso de sobrepeso, cuando evitamos las moléculas tóxicas, cuando gestionamos el estrés y otros procesos psicológicos, y cuidamos nuestra vida sexual; conseguimos aumentar nuestra fertilidad y, con ello, las probabilidades de concebir.

Y llegados a este punto, ¿cómo puedo hacer todo eso?

La mejor manera de llevar a cabo un proceso de mejora de la fertilidad es implementando tareas en diferentes momentos del tiempo y de manera adecuada, sin resultar invasivas ni extenuantes, respetando siempre vuestro modo de hacer las cosas. Para ello, el contar con un experto que os acompañe en el proceso, indicando las diferentes tareas en las que trabajar, la manera idónea de llevarlas a cabo, estableciendo tiempos para ello, resolviendo las dudas que surjan y sirviendo de acompañamiento y apoyo emocional en todo momento, resulta fundamental para conseguir un proceso de éxito. Y tengo buenas noticias para ti, ya que, justo todo eso es lo que encontrarás en nuestro método Fertilogía.
Fertilogía es un método diseñado cuidadosamente para optimizar vuestra fertilidad, basado en la evidencia científica, que pretende buscar la causa y trabajar los factores involucrados en los procesos reproductivos, desde una perspectiva natural, con el fin de aumentar las probabilidades de obtener un embarazo a término y sano.

¿Quieres saber más en detalle cómo funciona? Ponte en contacto directamente conmigo por teléfono o por email y te cuento tranquilamente y sin compromiso ¡Te espero!